noviembre 21, 2006

Bachelet cede a presión Boliviana y otorga "mar por gas"

Redacción: Pseudosimio Horgo, enviado.
Martes 21 de noviembre. Santiago, Chile.

Los gobiernos de Chile y Bolivia llegaron a un histórico acuerdo de intercambio de recursos. El programa "Mar por Gas" iniciará en enero del 2007 y garantizará la cesión de una franja de territorio costero de la región de Antofagasta, en el norte chileno, a Bolivia a cambio de la suspensión del veto que el presidente Evo Morales impuso a la reexportación de gas boliviano desde Argentina y a la negociación de condiciones para que el comercio de gas se haga directamente entre ambas naciones.

A su regreso de una gira diplomática por países de Asia y Oceanía, la presidenta Bachelet ratificó con Morales un acuerdo que ambos mandatarios bosquejaron en una reunión privada en el marco de la Cumbre Iberoamericana de Montevideo que se llevó a cabo en noviembre de este año. El mandatario boliviano se mostró complacido y felicitó a Bachelet por "asumir la responsabilidad histórica de reanudar las buenas relaciones entre dos países hermanos". Por su parte, la mandataria chilena admitió que tomó una medida "impopular pero necesaria" dada la crisis energética que enfrenta su país. La presidenta espera recibir fuertes críticas por parte de la opositora coalición política Alianza por Chile, pero asegura que su decisión es "la mejor para Chile y los chilenos". Otros gobiernos latinoamericanos aplaudieron la medida. El presidente argentino Nestor Kirchner afirmó que la firma del tratado representa un gran avance en materia de integración regional y Hugo Chávez, desde Caracas, la calificó como "un golpe para los que quieren ver a Chile alejado del pacto bolivariano y latinoamericano".

Con la derrota militar ante Chile en la Guerra del Pacífico (1879), Bolivia perdió 400 kilómetros de costa, los territorios de Antofagasta y Calama y el yacimiento cuprífero de Chuquicamata. Varios gobiernos bolivianos intentaron en vano negociar con Chile una salida al mar y Evo Morales es el primero que lo logra. Aún queda por definir la extensión del territorio costero que pasará a manos bolivianas, pero Morales aseguró confiar en que será suficiente para reactivar la actividad marítima de su país.

3 comentarios:

hetsah dijo...

jajajajajjajaja
jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajjajajajajajajja

Andrés Moya dijo...

Una encuesta en chile dice que el 25% de los chilenos acepta dar una salida al mar a Bolivia. Pero la misma encuesta dice que más del 50% ¡por ningún motivo!

GabriEeElEetOO dijo...

que bueno por chile
que bueno por bolivia!